¡Swing Heil! Subcultura en la Alemania nazi

Jóvenes Swing

Jóvenes Swing

En la Alemania controlada por el aparato nazi, un grupo de “jóvenes desviados” dieron la espalda a las excursiones campestres y al uniforme marrón de las Juventudes Hitlerianas. En su lugar, crearon una contra-cultura en la que se escuchaba jazz y se organizaban bailes donde decenas de adolescentes danzaban como locos, ataviados con un look británico, mientras sonaba “música degenerada” llegada de EE.UU.  Jugándose el pellejo casi sin saberlo.  Era la swingjugend Juventud Swing – y desafiaron al sistema militarista nazi abrazando un estilo de vida que giraba alrededor de la música swing, en la que negros y judíos eran estrellas. Algunos de estos locos del swing terminarían tarareando sus canciones en los campos de concentración nazis.

Leer más


¿The Brit side of life?

Pues sí. Nací anglófilo. Sospecho que la culpa la tuvieron mis padres, que me trajeron al mundo justo 918 años después de fundarse la Abadía de Westminster. Pasé por la EGB desayunando con Muzzy, viendo Mr.Bean en Telemadrid mientras comía y traduciendo a los Beatles en las clases extraescolares de inglés. Crecí. Me entró el pavo y me lo llevé a Sevilla en el camión de mudanzas. Me tocó elegir carrera. Estudié Historia en un alarde de romanticismo decimonónico pre-burbuja del ladrillo. Lo volvería a hacer mil veces. Cualquier psicoanalísta justificará esto en base a mi infancia entre puzzles de mapas mundiales y cómics de Asterix -  “Asterix en Bretaña” era mi favorito, sí. Obvio.- ¿Mi primer viaje al extranjero? Apenas 18 añitos, a un Londres donde Camden aún no era una factoría turístico-grasienta. El primero de muchos. Salí del Bed&Breakfast y a los diez minutos ya me sentía un “londoner” más.

Terminé la carrera e hice lo que mis padres se temían. Maleta y billete de ida para Heathrow. Allí, por fín, solté el pavo. En el Londres pre-crisis tuve la oportunidad de abrazar una cultura con muchas luces y algunas sombras que te enriquece muchísimo si la sabes interpretar. Si te da la gana cargarte tus prejuicios – “la comida, el tiempo, qué antipáticos, ñiñiñi”-. Mile End, Brixton, Maida Vale. Y me integré. La integración más absoluta.. Qué bien ¿eh? Pues volví – tras dilapidar en conciertos, tiendas de discos y pubs lo poco que ganaba – para estudiar Periodismo en otro alarde romántico, renegando del calor que hacía en Sevilla.  Me licencié de nuevo y aterricé en el mundo del marketing online y la producción. Mientras, paso el rato por aquí, escribiendo sobre Historia, música, cultura underground, fútbol o cocina, but always look on the brit side of life, como cantaban Monty Python. ¿O no era así la copla?

Paco Londres

Sobre mi


Periodista e Historiador. Adicto al té y al northern soul. De Chamberí. Hice la mili en Reino Unido. Siempre me imaginé trabajando en el British Museum. Ahora, disfruto del calor de Sevilla. Pongo vinilos con seudónimo. He hecho desde cafés y desayunos hasta páginas web y planes de comunicación. Por el camino caí en el marketing online, la producción y el diseño.

Dr.Weller

Archivos

%d personas les gusta esto: